jueves, 12 de abril de 2012

CONFESIONES 2DA PARTE


Confieso
que como alberto cortez
me gusta caminar
pero no seguir el camino

que tengo el alma libre
y cansada de huir de lo habitual
que no me gusta el orden
y soy alérgico a la autoridad

confieso
que le tengo bastante miedo al tiempo
que soy vulnerable ante su paso
ante su ola gigante de situaciones

debo confesar
que me gusta caminar cerca del mar
que me encanta sentarme y disfrutar
de su silencio y su paz

confieso
que no me gusta mucho la multitud
que prefiero una buena música y una larga conversación
que me gustan las canciones viejas y mi guitarra cantando en un balcón

confieso
que me gustaría sentarme a conversar
con aquella persona que quizás pueda que leyendo ahora esta
que me gustaría que no pasara el instante que sea eterno junto a ella

debo confesar
que he soñado con un amor
que me despierta la realidad con temor
teniendo el miedo de que me pueda perder con aquella ilusión

confieso
que he perdido un poco el valor de la fidelidad
que me encuentro perdido entre la pasión y la intimidad
que me pregunto si podre algún día volverme a enamorar

son confesiones
que guardamos y callamos
confesiones
que nos hacen parecer hipócritas ante la gente
al guardar muy dentro aquello que nunca decimos

confesiones
que van juntas como el viajero y su maleta
son confesiones
que solo el que las guarda las entiende
confesiones
que nos hacen llorar cuando estamos a solas

confieso
que vale mas para mi las acciones que la palabra
que me afecta mucho la traición y la doble moral
que cuando sucede solo me toma por caminar

debo confesar
que entre dios y yo existen a veces algunos debates
que no creo en aquel que necesita presentarse de manera exageradamente favorable
que me gusta observar y ver como su conflicto interno lo consume

confieso
que no recuerdo el numero de pieles que se tatuaron en mi piel
que confundo perfumes y nombres sin querer
aunque al final nada queda cuando solo es por placer

debo confesar
que es gratificante así pecar
que te envuelves y envuelves
y de pronto tienes que parar
y te das cuenta que ha pasado mucho tiempo y que debes de comenzar a dejar de acelerar

confieso
que puedo parecer arrogante
que dentro de mi se guarda algo simple
que me gusta la gente que lo único que pueda poseer sea su humildad

confieso
que me gustaría sentarme a conversar
con aquella persona que quizás pueda que leyendo ahora esta
que me gustaría que no pasara el instante que sea eterno junto a ella

debo confesar
que he soñado con un amor
que me despierta la realidad con temor
teniendo el miedo de que me pueda perder con aquella ilusión

confieso
que no pasa un día sin pensarla
que a veces lo hago tan fuerte que parece que llega a su alma
y de pronto por una coincidencia planeada desde mi cuarto ella aparece y da señales de vida

confieso
que por ello he sentido el poder de un verdadero amor
que sobrepasa los limites de la razón y sus explicaciones
que si lo haces con fuerzas aquello llega a la persona indicada

tengo que confesar
que este espacio no es nada sin ella
que espera dia tras dia su presencia
su paso secreto por el blog

confieso
que me pierdo en su mirada
que me gusta escribir pensando en ella
que miro el teléfono a veces y me pregunto si llamara

son confesiones
que guardamos y callamos
confesiones
que nos hacen parecer hipócritas ante la gente
al guardar muy dentro aquello que nunca decimos

confesiones
que van juntas como el viajero y su maleta
son confesiones
que solo el que las guarda las entiende
confesiones
que nos hacen llorar cuando estamos a solas

confesiones
que se guardan en el alma y en el mundo de nuestro interior
que me falta siempre algo por decir
por eso las confesiones eternas son.......

que sera ? que sera,......

autor
kostia santana




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Confieso, que no he dejado de pensar ti.

Confieso, que cada día, cada hora, minuto, segundo te siento, te pienso, te extraño.

Confieso, que aunque la vida no me ha tratado mal, siempre siento que faltas tu en ella para que este completa.

Confieso, que por mas cosas, metas alcanzadas aun siento que faltas tu para celebrarlas conmigo.
Confieso, que me doy cuenta que no debí escuchar a aquel psicólogo que me dijo que tu no eras para mi.

Confieso, que soy desobediente veo tus espacios cada día, para simplemente saber de ti.

Confieso, que ansio que me susurres al oído bajo la luna.

Confieso, que extraño los jueves de mata, las conversaciones largas, las caminatas por el parque, el mar a tu lado.

Confieso, que tengo una adicción

Confieso, que simplemente necesito de tu mirada,tus caricias, besos.

Confieso, que se que te puedes enamorar, y a otra tu Corazón entregar.

Confieso, tener miedo de ese dia que no dilata en llegar

Confieso, que te amo y te odio

Confieso, que no entiendo porque por mas que hago no dejo de pensar en ti.

Confieso, que te amo de una manera que no puedo ni explicar.

Confieso, que en mi caso El Corazón ya le ha ganado la batalla a la razón.

Confieso, que mi adicción eres tu.

Fly, fly

Anónimo dijo...

Confieso, que no he dejado de pensar ti.

Confieso, que cada día, cada hora, minuto, segundo te siento, te pienso, te extraño.

Confieso, que aunque la vida no me ha tratado mal, siempre siento que faltas tu en ella para que este completa.

Confieso, que por mas cosas, metas alcanzadas aun siento que faltas tu para celebrarlas conmigo.
Confieso, que me doy cuenta que no debí escuchar a aquel psicólogo que me dijo que tu no eras para mi.

Confieso, que soy desobediente veo tus espacios cada día, para simplemente saber de ti.

Confieso, que ansio que me susurres al oído bajo la luna.

Confieso, que extraño los jueves de mata, las conversaciones largas, las caminatas por el parque, el mar a tu lado.

Confieso, que tengo una adicción

Confieso, que simplemente necesito de tu mirada,tus caricias, besos.

Confieso, que se que te puedes enamorar, y a otra tu Corazón entregar.

Confieso, tener miedo de ese dia que no dilata en llegar

Confieso, que te amo y te odio

Confieso, que no entiendo porque por mas que hago no dejo de pensar en ti.

Confieso, que te amo de una manera que no puedo ni explicar.

Confieso, que en mi caso El Corazón ya le ha ganado la batalla a la razón.

Confieso, que mi adicción eres tu.

Fly, fly

Anónimo dijo...

Cada vez que te leo siento ese choque entre las palabras y las acciones, le confiesas un sublime amor a "ella".
Aveces estoy en cierto lugar y pienso como seria si estuvieramos frente a frente otra vez, como seria...quien serias....

kostia santana dijo...

siempre soy y seré el mismo..

referente al otro comment del anónimo nunca el corazon debe ganar a la razon sino ser un aliado de ella, con esto podrás equilibrar y ver que necesitas para ser feliz , que harás para lograrlo..cuando amas de una manera que no logras explicar comienzas a volar por el mundo del amor....

life
kostia santana