sábado, 21 de abril de 2012

ALGO PARA CONTAR.. relatos



Eran las mas o menos las 2:00am y como estaba en alaska en el barco en el cual trabaje solo teníamos 3 o 4 horas de noche las cuales había que aprovecharla para dormir.

En dicho día se dio la alarma de tormenta, íbamos a pasar por una y todos debíamos de estar preparados. El barco comenzó a brincar a la altura de casi de dos pisos, todo se movía y se caía y se escuchaba un sonido fuerte del barco lo cual se me pareció bastante al del titanic en la película jaja  cuando se movía y entraban las olas de pronto era algo asombroso y a la vez nos daba un poco de miedo ya que nos decían que íbamos a pasar una semana con la tormenta.

Estaba en el cuarto ni siquiera me puse el traje especial que debíamos de ponernos en este caso de emergencia,   había un mexicano rezando abajo de mi cama el cual compartía la habitación junto a dos mas que estaban alli por igual sujetados para no caerse en la habitación.

Todo fue como un sueño, es increíble como el ser humano mantiene el instinto de supervivencia y racionaliza todo. Recuerdo que yo pensaba que todo iba a pasar, cuando se apagaron los motores y se fue la luz también dije que lo iban a alegrar que es momentáneo que mi destino no era morirme alli, entonces llego el momento en que pasaron tres días así en esa condición no comía nada todos estaban vomitando yo me mantenía con galletas de soda y jugo ya que la cocina dejo de funcionar por que todo se callo para el suelo.

Me recordé de una anécdota que me hizo mi padre acerca de napoleón el cual en medio de la guerra se sentó abajo de una mata y los cánones le pasaban por encima, cuando uno de los soldados lo vio le pregunto que que hacia allí que si estaba loco que podría morir y el le contesto: Si mi destino no es morir impactado por un canon  nada sucederá.
Entiendo que esta anécdota puede ser un arma de doble filo ya que no podemos tampoco arriesgarnos al peligro, pero en ese momento fue para mi algo que me alivio ya que estaba seguro que yo debía volver a Santo domingo y que mi destino no iba hacer morir en un barco en ALASKA jaja.

Nos faltaban ya tres días para terminar la tormenta,  sin mentir pensaba todas las noches en mi familia en que estarán haciendo ahora, en mi madre, en mi padre y mis hermanos lo extrañaba bastante, pensé mucho en las personas que quiero como mis amigos y los amores que han pasado cada hora pensaba en ello, era como si lo viviera tanto en la memoria que parecía real, conservaba conmigo un diario en el cual escribí y escribí y a la vez tenia una carta que decía que cuando llegue a mi país se la daré a la persona en la cual pensé en esos días  pero eso no se dio nunca la entregue se quedo conmigo ya que no lo creí conveniente.

 Paso la tormenta y como ven aquí estoy vivo y coleando, lo cual me deja en mis recuerdos duros momentos los cuales he podido salir, los cuales he podido superar y aprender mucho de ellos.

Anexo les copio algo que escribí en aquellos días que lo saque del baul en el cual guardo las cosas espero que lo puedan leer...


AGOSTO 24

''Cada día que pasa aquí no se por que mi memoria no para de trabajar, he recordado cosas que nunca pensé que estaban allí. He recordado momentos con mi familia mi papa mi mama y mis hermanos en estos días de tormenta la mayor parte del tiempo y con mis amigos, pero hoy hoy me recordé de aquella persona que quise mucho y me la imagine ya casada con hijos lo cual me hizo ver al  horizonte dejar mi mirada fija allí y ponerme muy triste preguntándome por que había llegado a mi mente aquel recuerdo si puede que ella no lo hace ni siquiera ya me recuerda.. Trato de no pensar en cosas tristes aquí por que es mejor mantener la mente ocupada pero es inevitable hoy solo pienso en ella, dejare que las mareas se lleven dicho recuerdo y espero que ya sean las 7:am ya y que podamos comer algo. 

adiós diario loco. 


autor
kostia santana







No hay comentarios: